You are here

LOS COMERCIANTES

LOS COMERCIANTES

Lo que dice el Código de Comercio sobre los Comerciantes
LOS COMERCIANTES

1. Calidad de comerciante

El Código de Comercio contempla en su Libro I, lo siguiente:

Capítulo I. Calificación de los comerciantes

Artículo 10. Comerciantes-concepto-calidad. Son comerciantes las personas que profesionalmente se ocupan en alguna de las actividades que la ley considera mercantiles. La calidad de comerciante se adquiere aunque la actividad mercantil se ejerza por medio de apoderado, intermediario o interpuesta persona.

Artículo 11. Aplicación de las normas comerciales a operaciones mercantiles de no comerciantes. Las personas que ejecuten ocasionalmente operaciones mercantiles no se considerarán comerciantes, pero estarán sujetas a las normas comerciales en cuanto a dichas operaciones.

Artículo 12. Personas habilitadas e inhabilitadas para ejercer el comercio. Toda persona que según las leyes comunes tenga capacidad para contratar y obligarse, es hábil para ejercer el comercio; las que con arreglo a esas mismas leyes sean incapaces, son inhábiles para ejecutar actos comerciales.

El menor habilitado de edad puede ejercer libremente el comercio y enajenar o gravar, en desarrollo del mismo, toda clase de bienes. Los menores no habilitados de edad que hayan cumplido 18 años y tengan peculio profesional, pueden ejercer el comercio y obligarse en desarrollo del mismo hasta concurrencia de dicho peculio. (Nota del Editor: La Ley 27 de 1977, publicada en el Diario oficial No. 34.902, de 4 de noviembre de 1977, estableció la mayoría de edad a los 18 años, El artículo 3401 del Código Civil otorgaba la habilitación de edad a partir de los 18 años. En este sentido quedó derogada la habilitación de edad).

Los menores adultos pueden, con autorización de sus representantes legales, ocuparse en actividades mercantiles en nombre o por cuenta de otras personas y bajo la dirección y responsabilidad de éstas.

Artículo 13. Presunción de estar ejerciendo el comercio. Para todos los efectos legales se presume que una persona ejerce el comercio en los siguientes casos:

1. Cuando se halle inscrita en el registro mercantil;

2. Cuando tenga establecimiento de comercio abierto, y

3. Cuando se anuncie al público como comerciante por cualquier medio.

Artículo 14. Personas inhábiles para ejercer el comercio. Son inhábiles para ejercer el comercio, directamente o por interpuesta persona:

1. Los comerciantes declarados en quiebra, mientras no obtengan su rehabilitación;

2. Los funcionarios de entidades oficiales y semioficiales respecto de actividades mercantiles que tengan relación con sus funciones, y

3. Las demás personas a quienes por ley o sentencia judicial se prohíba el ejercicio de actividades mercantiles.

Si el comercio o determinada actividad mercantil se ejerciere por persona inhábil, ésta será sancionada con multas sucesivas hasta de cincuenta mil pesos que impondrá el juez civil del circuito del domicilio del infractor, de oficio o a solicitud de cualquiera persona, sin perjuicio de las penas establecidas por normas especiales. (Código de Comercio de Colombia, 1971)

De conformidad con lo planteado por el Código de Comercio, se puede afirmar que una persona es hábil para ejercer el comercio siempre y cuando tenga la capacidad para contraer obligaciones. Esta capacidad jurídica se deriva de lo consagrado por el Código Civil Colombiano que en sus artículos 1503 y 1504:

Artículo 1503. Toda persona es legalmente capaz, excepto aquellas que la ley declara incapaces.

Artículo 1504. Son absolutamente incapaces los dementes, los impúberes y sordomudos, que no puedan darse a entender por escrito. Sus actos no producen ni aún obligaciones naturales, y no admiten caución. (Ley 57 de 1887)

El Código de Comercio, en relación con la inhabilidad para ejercer el comercio, en su artículo 14 taxativamente señala en qué casos y circunstancias una persona queda inhábil para ejercer el comercio.

Así las cosas, la inhabilidad para ejercer el comercio no necesariamente implica incapacidad para contraer obligaciones. El incapaz siempre será inhábil para ejercer el comercio, pero hay otras inhabilidades contempladas por el Código de Comercio, que establecen que la persona puede ser capaz de contratar y obligarse, pero no hábil para ejercer el comercio.

Se puede concluir, que la incapacidad siempre conlleva a la inhabilidad para ejercer el comercio, pero no siempre la inhabilidad implica incapacidad. Frente a otras disposiciones del Código de Comercio en materia de inhabilidades para ejercer el mismo, se resalta:

Artículo 15. Inhabilidades sobrevinientes por posesión en un cargo - comunicación a la Cámara de Comercio. El comerciante que tome posesión de un cargo que inhabilite para el ejercicio del comercio, lo comunicará a la respectiva cámara mediante copia de acta o diligencia de posesión, o certificado del funcionario ante quien se cumplió la diligencia, dentro de los diez días siguientes a la fecha de la misma.

El posesionado acreditará el cumplimiento de esta obligación, dentro de los veinte días siguientes a la posesión, ante el funcionario que le hizo el nombramiento, mediante certificado de la Cámara de Comercio, so pena de perder el cargo o empleo respectivo.

Artículo 16. Delitos que implican prohibición del ejercicio del comercio como pena accesoria. Siempre que se dicte sentencia condenatoria por delitos contra la propiedad, la fe pública, la economía nacional, la industria y el comercio, o por contrabando, competencia desleal, usurpación de derecho sobre propiedad industrial y giro de cheques sin provisión de fondos o contra cuenta cancelada, se impondrá como pena accesoria la prohibición para ejercer el comercio de dos a diez años.

Artículo 17. Pérdida de la calidad de comerciante por inhabilidades sobrevinientes. Se perderá la calidad de comerciante por la incapacidad o inhabilidad sobrevinientes para el ejercicio del comercio.

Artículo 18. De cómo subsanar las nulidades por incapacidad para ejercer el comercio. Las nulidades provenientes de falta de capacidad para ejercer el comercio, serán declaradas y podrán subsanarse como se prevé en las leyes comunes, sin perjuicio de las disposiciones especiales de este Código. (Código de Comercio de Colombia, 1971)

Ya habiendo visto lo dispuesto frente a la habilidad para ejercer el comercio, se va a estudiar lo concerniente a los deberes de comerciantes. El Código de Comercio en su artículo 19 y subsiguientes los consagra.

Capítulo II. Deberes de los comerciantes

Artículo 19. Obligaciones de los comerciantes. Es obligación de todo comerciante:

1. Matricularse en el registro mercantil;

2. Inscribir en el registro mercantil todos los actos, libros y documentos respecto de los cuales la ley exija esa formalidad;

3. Llevar contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales;

4. Conservar, con arreglo a la ley, la correspondencia y demás documentos relacionados con sus negocios o actividades;

5. Denunciar ante el juez competente la cesación en el pago corriente de sus obligaciones mercantiles, y

6. Abstenerse de ejecutar actos de competencia desleal. (Código de Comercio de Colombia, 1971)

De acuerdo a lo publicado por la Cámara de Comercio de Bogotá (2014), “El incumplimiento de dichas obligaciones se sanciona con multas económicas impuestas por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de hasta 17 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV)”.

Para mayor información, consulte el artículo 37 del Código de Comercio, el artículo 11 del Decreto 2153 de 1992 y el artículo 10 del Decreto 4886 de 2011.

Según el artículo 37 del Código de Comercio sobre las sanciones por ejercicio del comercio sin registro mercantil:

La persona que ejerza profesionalmente el comercio sin estar inscrita en el registro mercantil incurrirá en multa hasta de diez mil pesos, que impondrá la Superintendencia de Industria y Comercio, sin perjuicio de las demás sanciones legales. La misma sanción se aplicará cuando se omita la inscripción o matrícula de un establecimiento de comercio. (Código de Comercio de Colombia, 1971)

Sin embargo, el Decreto 2153 de 1992 que trata de la estructura y funciones de la Superintendencia de Industria y Comercio, modificó en su artículo 11, el monto de las multas que se deben imponer a quienes ejerzan profesionalmente el comercio sin estar inscritos en el registro mercantil:

Artículo 11. Funciones especiales del superintendente delegado para la promoción de la competencia. [...] 5. Imponer a las personas que ejerzan profesionalmente el comercio, sin estar matriculadas en el registro mercantil, multas hasta el equivalente de diecisiete (17) salarios mínimos mensuales legales vigentes al momento de la imposición de la sanción. (Decreto 2153, 1992)

La matrícula mercantil prueba la existencia del comerciante y de su  establecimiento de comercio.

El Registro Mercantil permite a todos los empresarios ejercer cualquier actividad comercial y acreditar públicamente su calidad de comerciante. Además, les permite a los empresarios tener acceso a información clave para que amplíen su portafolio de posibles clientes y proveedores.

La Matrícula Mercantil hace pública la calidad de comerciante, en la medida que hace visible al empresario frente a potenciales clientes que consultan los registros. Contiene información sobre los datos generales de los comerciantes y de las sociedades. La inscripción de este registro tiene por objeto darle publicidad a sus actos y sólo surte efecto frente a terceras personas desde el momento en que se realiza. (Cámara de Comercio de Bogotá, 2014)

La ley colombiana determina la obligación de los comerciantes, de matricularse en el Registro mercantil que lleva la Cámara de Comercio y matricular su establecimiento de comercio. La matrícula se debe renovar cada año dentro de los tres primeros meses.

Hoy en día, debido a los avances tecnológicos, se puede realizar la renovación en línea del Registro Único Empresarial y Social (RUES), la Renovación de la matrícula mercantil y ESALES, para lo cual se debe consultar la página web de la Cámara de Comercio de su ciudad.

Se deben registrar también las actas, libros de comercio y otros documentos que la ley señala (constitución, reforma, disolución y liquidación de sociedades, sucursales y agencias, enajenación, cancelación de establecimiento de comercio, entre otros).

El artículo 26 y subsiguientes del Código de Comercio colombiano contiene disposiciones relativas al registro mercantil, dentro de las cuales se puede destacar lo siguiente:

El registro mercantil es público, es decir que cualquier persona podrá examinar los libros y archivos en que fuere llevado, tomar anotaciones de sus asientos o actos y obtener copias de los mismos.

El registro mercantil lo llevan Cámaras de Comercio, pero la Superintendencia de Industria y Comercio determinará los libros necesarios para cumplir esa finalidad, la forma de hacer las inscripciones y dará las instrucciones que tiendan al perfeccionamiento de la institución.

El registro mercantil de los actos, contratos y documentos serán inscritos en la Cámara de Comercio con jurisdicción en el lugar donde fueren celebrados u otorgados; si hubieren de realizarse fuera de dicha jurisdicción, se inscribirán también en la cámara correspondiente al lugar de su ejecución o cumplimiento; La matrícula de los comerciantes y las inscripciones no revistas en el punto anterior, se harán en la Cámara de Comercio con jurisdicción en el domicilio de la persona interesada o afectada con ellos; La inscripción podrá solicitarse en cualquier tiempo, si la ley no fija un término especial para ello. Los actos y documentos sujetos a registro no producirán efectos respecto de terceros sino a partir de la fecha de su inscripción.

La solicitud de matrícula será presentada dentro del mes siguiente a la fecha en que la persona natural empezó a ejercer el comercio o en que la sucursal o el establecimiento de comercio fue abierto. Tratándose de sociedades, la petición de matrícula se formulará por el representante legal dentro del mes siguiente a la fecha de la escritura pública de constitución o a la del permiso de funcionamiento.

Las Cámaras de Comercio se abstendrán de matricular a un comerciante o establecimiento de comercio con el mismo nombre de otro ya inscrito. En los casos de homonimia de personas naturales podrá hacerse la inscripción siempre que con el nombre se utilice algún distintivo para evitar la confusión. (Código de Comercio de Colombia, 1971)

 

Terminamos

Hasta aquí va una de las buenas tareas que hemos compartido contigo.

Continúa en PurasTareas.com y emplea nuestro buscador para seguir encontrando más de las mejoresbuenas tareas, tesis, ensayos, trabajos y exámenes que tenemos para tí.